“Estoy desesperada” Irán trasladó a una estudiante australiana condenada por presunto espionaje a una de las peores cárceles de mujeres del mundo

Una académica británica-australiana encarcelada por el régimen iraní fue trasladada a una notoria prisión de mujeres a las afueras de Teherán, dijeron funcionarios australianos el martes, emitiendo una advertencia contundente a las autoridades persas de que son responsables de su seguridad.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que habían confirmado que Kylie Moore-Gilbert había sido transferida a la prisión de mujeres de Qarchak, al sureste de la capital iraní.

Moore-Gilbert, una profesora de Estudios Islámicos en la Universidad de Melbourne formada en la universidad de Cambridge, fue arrestada en septiembre de 2018 después de asistir a una conferencia académica, en la que fue invitada a hablar. Los compañeros delegados de la conferencia y el tema de una entrevista por su trabajo académico la señalaron como “sospechosa” ante los Guardias Revolucionarios de Irán, quienes la arrestaron en el aeropuerto de Teherán mientras se preparaba para volar fuera del país.

Posteriormente fue condenada en un juicio secreto y sentenciada a 10 años de prisión por espionaje. Una apelación falló y una solicitud de reexamen por parte de la corte suprema fue rechazada. Nunca se han presentado públicamente pruebas de los presuntos delitos de Moore-Gilbert. Ella ha negado las acusaciones en su contra, y el gobierno australiano las rechaza por infundadas y por tener motivos políticos.

Una fuente en Teherán con conocimiento del caso de Moore-Gilbert dijo que la mujer fue trasladada a Qarchak tras el fracaso de las conversaciones entre los gobiernos de Australia e Irán sobre la condena y el encarcelamiento de Moore-Gilbert.

Según los informes, la prisión de Qarchak es una instalación para mujeres en una fábrica de pollos no utilizada a 35 kilómetros de la capital. Es conocida por los malos tratos a los presos políticos y ha sido descrita por los grupos de derechos humanos como una de las peores, sucia y plagada de enfermedades. Informes recientes indican que la prisión también ha tenido un grupo de casos de coronavirus.

Infobae