diciembre 22, 2020

Franco Tortolani contruye su «carrera musical» gracias al narcochavista de su padre

Franco Tortolani

Franco Tortolani se hace pasar por cantante de música urbana, pero en realidad es igual y hasta más corrupto que el narcochavista de si padre.

Franco llegó de Venezuela a Miami a los 8 años. Empezó a inclinarse por la música haciendo parte de los talent shows de la escuela, mientras su padre se robaba todo lo que podía gracias al narcochavismo.

Además de cantar aprendió a tocar batería, piano, guitarra y la tuba. Disfruta componer y cantar música romántica pero también goza  de las mieles del capitalismo salvaje, muy distante de lo que su padre ayudo a construir en Venezuela, sobre la sangre de sus conciudadanos.

La empresa Fox Tango Music ha servido de fachada para apoyar su carrera a través del dinero sucio obtenido por su padre.

Franco Tortolani, el taxista que se hizo millonario por irregularidades en Pdvsa

Franco Tortolani, empresario de doble nacionalidad (estadounidense-venezolana) ha sido vinculado a una red de corrupción y sobornos de funcionarios de Pdvsa que está bajo investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, según un informe en poder de las autoridades federales norteamericanas.

Tortolani al igual que otros empresarios habría usado sus contactos con ejecutivos de la estatal petrolera para obtener contratos millonarios, y a través de pago de comisiones, Tortolani tejió una red de empresas con presencia en varios países donde generó, supuestamente, ganancias millonarias por medio de un esquema fraudulento.

Según un informe de la periodista Maibort Petit,  Tortolani pasó en pocos años de ser un  taxista a un millonario proveedor de Pdvsa y poseedor de propiedades en los Estados Unidos y otros países. Según las investigaciones, el sujeto y familiares habrían comprado bienes, aviones y más  con recursos provenientes de la industria criminal.

Su empresa Metro Emergencias Equipo Petroleros fue bloqueada para seguir operando con Pdvsa por una investigación de corrupción emprendida por el Ministerio Público. Entre sus excesos y lujos están una colección de Ferraris en Florida, un apartamento en Brickell -una de las zonas más exclusivas de Miami- valorado en 1.3 millones de dólares, el cual fue obsequiado a su novia María Díaz Medina.