Cuentas secretas de la política chilena están vinculadas con Alex Saab

Cuentas millonarias en paraísos fiscales revelan conexiones peligrosas de políticos chilenos con repercusiones en EEUU, incluyendo lazos con el empresario colombiano Alex Saab, sancionado por el  Departamento del Tesoro, cuentas abiertas en bancos norteamericanos, y empresas registradas en territorio estadounidense.

Cuentas bancarias con decenas de millones de dólares y euros mantenidas en entidades financieras en tres continentes, y controladas por un grupo de importantes políticos de alto nivel en Chile, en su mayoria de tendencia izquierdista, reveló una ventana al mundo de los fondos secretos en paraísos fiscales, con conexiones a redes criminales bajo investigación por organismos de Estados Unidos.

Las cuentas, que en su conjunto mantienen fondos cercanos a los $100 millones, tanto en dólares como en euros, son controladas entre otros por personalidades como el hijo de la ex presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos Bachelet, y un senador de izquierda que presuntamente mantiene estrechos lazos con el empresario colombiano Alex Saab, actualmente detenido en Cabo Verde, y acusado por Estados Unidos de actuar como testaferro del dictador venezolano Nicolás Maduro.

La lista incluye a ex funcionarios de las administraciones de Bachelet y de Sebastián Piñera, como el ex canciller Heraldo Muñoz y el ex ministro de Defensa Mario Desbordes Jiménez, actual precandidato a la presidencia de Chile.

Según documentos filtrados a este portal, incluyendo números cifrados y poderes firmados por abogados a nombre de los beneficiarios, las cuentas fueron abiertas en algunos casos directamente a nombre de algunos de los dirigentes, y en otros casos registradas con nombres de empresas en jurisdicciones tan variadas como Luxemburgo, Islas Caimán, Zurich, Nueva York, Nueva Zelanda, Monaco, Miami, Gibraltar y Trinidad y Tobago, entre otras.

Los documentos no indican que los fondos hayan sido obtenidos de forma ilegal.

Conexión chilena de Alex Saab

Varias de las cuentas se encuentran bajo la mira de al menos dos entidades federales de Estados Unidos -Homeland Security Investigations y la Fiscalía del Distrito Sur de la Florida-, debido a las conexiones con el sistema financiero de Estados Unidos, y potenciales casos de violación a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA).

Dos de las cuentas, en particular, suscitaron el interés del gobierno norteamericano, por estar directamente relacionadas con operadores financieros colombianos sancionados por el Departamento del Tesoro.

La primera de las dos cuentas fue creada en octubre de 2016 en el Chemical Bank& Trust Limited, con sede en Nassau, Bahamas, y aparece en los documentos con un balance de $3.28 millones. Está bajo el nombre de Dresler Holdings Limited, una firma incorporada en Belize, y que se mantuvo vigente hasta hace poco más de un mes, el 27 de noviembre de 2020, cuando fue inactivada. Sin embargo, según fuentes consultadas, la cuenta bancaria asociada a esta firma aún se mantiene activa.

La segunda cuenta fue establecida en abril de 2014 en el Société Générale Bank & Trust, y respalda un portafolio de inversiones por 2.19 millones de euros. La cuenta está a nombre de TTP Investments Ltd, con sede en Londres, incorporada en junio de 2010 y actualmente activa, según el registro de corporaciones de Inglaterra.

De acuerdo a los documentos, ambas cuentas son propiedad de Luis y Amir Saab Morán, hermanos del colombiano Alex Saab Morán, el testaferro de Nicolás Maduro. Ambos están en la lista de sancionados de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro, mejor conocida como la OFAC.

Senador Alejandro Navarro

De acuerdo a documentos filtrados, las dos cuentas de los hermanos Saab Morán, tienen como beneficiario al senador Alejandro Navarro Brain, de 62 años, considerado el político chileno más “chavista”, que ha generado numerosas críticas por su abierto apoyo a la dictadura de Nicolás Maduro.

Navarro ha mantenido una estrecha relación con el empresario de origen argentino Alberto Scuncio, investigado en Estados Unidos por presuntas operaciones de lavado de dinero y sobreprecio conectadas a la estatal petrolera venezolana Pdvsa y al programa de suministro de alimentos en Venezuela conocido como Clap. Scuncio ha estado en el centro de una investigación en Chile por presunto lavado de dinero en el envío de cajas con alimentos para el programa de Cajas Clap, el mismo programa que Alex Saab manejó desplegando una red de corrupción, según acusaciones criminales en Estados Unidos.

Hasta ahora no hay un vínculo directo entre Navarro y Alex Saab, distinto al del presunto vínculo con los hermanos del empresario colombiano.

Navarro es beneficiario de una tercera cuenta, bajo la misma firma TTP Investments Ltd, en el Falcon Private Bank Ltd., con sede en Zurich, Suiza, abierta en agosto de 2019 y que tiene un balance de 2.11 millones de euros. Primer Informe no pudo confirmar el estatus actual de esa cuenta, dado que Falcon Private Bank anunció que cesará operaciones de banca privada a partir de 2021 y transferirá su cartera de clientes a otras entidades financieras, debido a sus vínculos con el escándalo de corrupción del llamado caso 1MDB. Sin embargo, según los documentos, la cuenta en Falcon Private Bank Ltd se mantiene activa.

Primer Informe envió un cuestionario al senador Alejandro Navarro a su correo del Congreso Nacional, buscando su comentario sobre su relación con estas cuentas y con los hermanos Saab, pero hasta el cierre de esta edición no recibió ninguna respuesta.

Las cuentas del presidenciable Mario Desbordes

Otro de los políticos chilenos incluidos en los documentos es Mario Desbordes, uno de los principales líderes del partido Renovación Nacional, de derecha, y es ex ministro de la Defensa del actual presidente Sebastián Piñera.

Mario Desbordes Jiménez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desbordes es visto por analistas como un “presidenciable” y posible sucesor politico de Sebastián Piñera, que planea lanzar su candidatura a la presidencia de Chile.

Tres cuentas están asociadas a Desbordes, de acuerdo a los documentos revisados por Primer Informe.

Las dos primeras fueron abiertas en dos bancos distintos pero usando la misma firma, Yasai Trade Limited, registrada en diciembre de 2012 en Hong Kong.

La primera cuenta fue abierta en octubre de 2013 en el Mauritius Commercial Bank Ltd, en las Islas Seychelles, y tiene un balance de inversion de $9.6 millones. Como único beneficiario aparece Mario Guillermo Desbordes Jiménez.

Según un poder de abogado firmado en septiembre de 2013, mantenido en los archivos del Mauritius Commercial Bank Ltd, Desbordes aparece como el responsable legal de la cuenta abierta en esa institución.

La segunda cuenta fue aperturada en noviembre de 2013 en el Deka Private Banking, con sede en Frankfurt, Alemania, y tiene un balance de $8.85 millones. Como beneficiario con derecho a firmas autorizadas aparecen Mario Desbordes Jiménez y Carolina Cáceres Pereira, de acuerdo a los documentos bancarios.

Aunque Yasai Trade Limited fue cerrada en diciembre de 2013, pocos meses después de la apertura de las cuentas, estas se encuentran activas, de acuerdo a una fuente consultada.

“Se trata de un método usado frecuentemente para evitar que los últimos beneficiarios de las cuentas sean conocidos”, indicó la fuente.

Una tercera cuenta de Desbordes fue registrada en el banco Pacific Private Bank, de la isla de Vanuatu, en el Océano Indico, bajo el nombre de la firma Interbulk Financing Group. Vanuatu es considerado un activo paraíso fiscal.

La cuenta tiene un balance de $1.4 millones bajo la designación de “commodity futures”, es decir, fondos invertidos en el mercado futuro de materias primas. En la cuenta aparecen con firma autorizada Desbordes y Carolina Cáceres Pereira.

Primer Informe envió un correo a Desbordes solicitando su opinión sobre estas cuentas, pero el correo no ha sido respondido hasta ahora.

El hijo de la Presidenta

Sebastián Dávalos Bachelet es un politólogo que es el primogénito de la ex presidenta chilena Michelle Bachelet. Ha tenido una limitada vida pública, que no ha estado exenta de controversias.

Dávalos ha ejercido posiciones dentro de la administración pública en Chile. Según Wikipedia, entre 2005 y 2012, Dávalos se desempeñó como asistente en la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), de la cancillería chilena. Trabajó inicialmente en el Departamento de Asia, donde destacó su participación en el Tratado de Libre Comercio firmado con Japón; y posteriormente en el Departamento de la Organización Mundial del Comercio (OMC), hasta el 1 de julio de 2012.

Fue miembro del Partido Socialista de Chile, junto a su madre, pero presentó su renuncia al partido en 2015, en medio del escándalo del llamado Caso Caval.

El escándalo se inició luego que la revista Que Pasa dio a conocer que la esposa de Dávalos, Natalia Compagnon, recibió un crédito por $10 millones por parte del Banco de Chile, aprobado el 16 de diciembre de 2013, un día después del triunfo de Michelle Bachellet para su segundo mandato., en lo que fue visto como un ejercicio de influencia de poder político.

La aprobación del crédito se produjo luego de una reunión entre Compagnon y el vicepresidente del banco, Andrónico Luksic Craig, en la que también participó el hijo de Michelle Bachelet.

Dávalos nunca fue condenado por sus vínculos con ese caso, y desde entonces se ha mantenido al margen de la política y dedicado a los negocios privados.

Según los documentos filtrados a este medio, Dávalos Bachelet maneja junto a familiares una serie de cuentas bancarias en jurisdicciones como Israel, Inglaterra y  Suiza, entre otras.

  1. Cuenta corriente personal a su nombre en el Banco Hapoalim BM, con sede en Tel Aviv, Israel. La cuenta tiene un balance de $416,772, y fue abierta en octubre de 2017. Con firma autorizada aparece Sofía Henríquez Bachelet. El Banco Hapoalim tiene operaciones en Nueva York.
  2. Cuenta corporativa a nombre de la firma Force Service Limited, registrada en Inglaterra, en el Citizens Bank NA, con sede en Pennsylvania. La cuenta aparece con un balance de $7.9 millones y fue abierta en noviembre de 2017.
  3. Cuenta corporativa a nombre de Financial Advisor Transitions Inc., en el banco LGT Bank, con sede en Zürich, Suiza. La cuenta aparece con un balance de $11,418.61.
  4. Cuenta corporativa a nombre de Trust Developments Limited, en el banco Natwest, de Inglaterra, con un balance de $9.9 millones. Esta cuenta, abierta en junio de 2016, es controlada directamente por Dávalos Bachelet, y tiene firmas autorizadas para Francisca Dávalos Bachelet.

Entre los documentos filtrados, se encuentra un poder legal que muestra que Dávalos Bachelet era el representante legal de la firma Trust Development Limited, a través de la cual manejaba la cuenta en el banco Natwest.

Primer Informe no pudo comunicarse con Dávalos Bachelet. Sin embargo, envió un correo a la oficina de prensa de su madre Michelle Bachelet, que no ha sido respondido hasta ahora.

El diplomático Heraldo Muñoz

El politólogo y diplomático Heraldo Muñoz tiene una dilatada carrera en las esferas socialistas de Chile, particularmente en los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. Según Wikipedia, ocupó los cargos de subsecretario de Relaciones Exteriores, Ministro Secretario General de Gobierno y embajador ante la ONU durante la presidencia de Lagos. Y fue Ministro de Relaciones Exteriores durante todo el segundo período de gobierno de Bachelet.

Su formación en Estados Unidos -estudió en la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY) y en la Universidad de Denver, donde alcanzó un doctorado en Estudios Internacionales-, y su dominio del inglés le abrió puertas en la diplomacia internacional.

En 2004 presidió el Consejo de Seguridad de la ONU, del que Chile fue miembro no permanente, y fue subsecretario y director regional del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para América Latina y el Caribe durante la administración de Ban Ki Moon.

Como canciller participó en el intento de resolución de en una serie de conflictos internacionales, incluuyendo la disputa territorial entre Chile y Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia, que logró resolver a favor de Chile; y las negociaciones entre la oposición y el régimen de Nicolás Maduro en República Dominicana, esfuerzos que no prosperaron.

Desde 2018 preside el Partido por la Democracia, considerada una organización de centroizquierda.

De acuerdo a los documentos, Muñoz controla varias cuentas en diversas jurisdicciones, incluyendo Gibraltar, Nueva York, Trinidad y Tobago, Suiza e Inglaterra. Estas son las cuentas:

  1. Cuenta privada en Wells Fargo de Nueva York, a su nombre, con un balance de portafolio de inversiones de $1.77 millones. La cuenta fue abierta en abril de 2012.
  2. Cuenta corporativa a nombre de la firma Trustchart Limited en la entidad financiera SG Kleinwort Hambros Bank Ltd, con sede en Gibraltar. La cuenta aparece con un balance de 4.13 millones de euros.
  3. Cuenta corporativa a nombre de Trustchart Limited en el RBC Royal Bank de Trinidad y Tobago. La cuenta, abierta en septiembre de 2015, tiene un balance combinado de casi $4.7 millones entre cuenta coriente y acciones de bolsa de valores.
  4. Cuenta corporativa a nombre de Baronet Development LLC, registrada en Nueva York, en el banco Credit Suisse SA, con sede en Zürich, Suiza. La cuenta, establecida en noviembre de 2012, tiene una categoría de Inversión Corporativa, y tiene un balance de $1.95 millones entre bonos y cuenta corriente.
  5. Con la misma firma Baronet Development LLC, Muñoz abrió una cuenta en el Lloyds Bank de Londres, Inglaterra, en noviembre de 2011. Tiene un balance de cueneta corriente de $65,102, e inversiones por 1.91 millones de libras esterlinas (unos $2.6 millones).

Muñoz aparece además firmando un poder legal que lo autoriza como representante legal de la firma Baronet Development LLC, a nombre del cual están las cuentas en el Lloyd Bank de Londres, y el Credit Suisse S.A., de Suiza.

Primer Informe envió un correo a Muñoz para solicitar sus comentarios sobre las cuentas a través de su página personal, pero al cierre de esta edición no había respondido a las preguntas enviadas.